SISTEMA DIGESTIVO EQUINO

Los caballos son animales herbívoros con sistemas digestivos diseñados para el consumo constante de alimentos de origen vegetal. A diferencia de la mayoría de los otros herbívoros, el sistema digestivo del caballo es considerado monogástrico en lugar de rumiante. Vamos a explicar más sobre el funcionamiento de la microbiota intestinal en equinos.

Los órganos digestivos incluyen el estómago, intestino delgado e intestino grueso. El estómago y el intestino delgado se conocen comúnmente como el intestino superior y es donde la mayoría de las proteínas, grasas, vitaminas y minerales contenidos en la alimentación se digieren y se absorben. Aunque el caballo carece de la panza de un rumiante, las características únicas de su intestino grueso permiten que el caballo utilice la celulosa y otros sustratos fermentables de la misma forma que los rumiantes. El intestino grueso del caballo tiene un ciego muy amplio que sirve como un tanque de fermentación. Miles de millones de bacterias y protozoos producen enzimas que descomponen la fibra de la planta.

MICROBIOTA INTESTINAL EN EQUINOS

Se define como la comunidad de microorganismos vivos compuestos por bacterias, virus, protozoos y hongos que habitan en el intestino del animal. Estas comunidades tienen un comportamiento simbiótico y mutualista con las células animales y son imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo.

Recientemente, en la especie equina, se ha estudiado la formación de la microbiota en las etapas iniciales del desarrollo, destacando el comportamiento de coprofagia y la transición a alimento sólido como eventos críticos con repercusión en la salud del individuo adulto. Al igual que otras especies, el caballo durante la gestación se desarrolla en condiciones estériles y es cuando comienza el parto que entra en contacto con las primeras bacterias y durante los tres primeros días desde el nacimiento el potro va adquiriendo microorganismos de la leche materna. Sin embargo, esto cambia con los primeros episodios de coprofagia, en el que el potro va adquiriendo microorganismos más parecidos a los del adulto.

Esta microbiota juega un papel fundamental en la salud interfiriendo en los procesos digestivos e inmunológicos normales y manteniendo el bienestar animal. Además, se ha descrito tanto en la especie humana como en la equina una relación bidireccional entre la microbiota intestinal y el sistema nervioso central que repercute en la correcta homeostasis del organismo. Los cambios en la dieta, el uso medicamentos (antibióticos y antihelmínticos) y situaciones de estrés son inductores de disbiosis favoreciendo el desarrollo de enfermedades gastrointestinales.

Es decir, varios factores pueden afectar el equilibrio de la microbiota, lo que puede conducir a alteraciones que pueden resultar en condiciones debilitantes como cólicos en equinos, laminitis y otras patologías con consecuencias graves para la salud del caballo. Debido a que estos factores muchas veces son inevitables, podemos hacer uso de la tecnología y los conocimientos para manipular esta microbiota.

PROBIÓTICOS EN EQUINOS

Los probióticos son microorganismos vivos que, ingeridos en una cantidad adecuada, ejercen un efecto beneficioso para la salud. En cuanto a los probióticos más utilizados en caballos se encuentran las levaduras (Saccharomyces). El uso de Saccharomyces cerevisiae tiene efecto en la estabilización de la flora del ciego y colon, ya que contrarresta los efectos de los hidratos de carbono aumentando el pH y regulando la fermentación.

Desde AMBIOTEC, haciendo uso de los conocimientos y desarrollos tecnológicos, recomendamos el uso de AMBEQUUS PROBIOTIC, un probiótico diseñado para equinos y basado en un cultivo activo de Saccharomyces cerevisiae que estabiliza la microbiota intestinal del caballo.

Probiotic probiotico caballo equus
Equus probiotic caballo

NO OLVIDAR LAS BUENAS PRÁCTICAS DE MANEJO EN EQUINOS:

●           Proporcione agua fresca y limpia en cantidad abundante.

●           Asegúrese de que su caballo tiene suficiente comida, pero evitando el exceso.

●           Dar heno de calidad.

●           Cuando sea necesario utilizar piensos de calidad, administrar, por lo menos, dos veces al día.

●           Alimentar a los caballos de forma individual, si es posible

●           Permitir a los caballos una hora de descanso después de comer y antes del ejercicio, para una mejor digestión

●           Permitir que un caballo recién trabajado beba frecuentemente pequeñas cantidades de agua.

●           Nunca le dé grano o agua a un caballo tras el ejercicio en grandes cantidades.

Share This