Los animales, incluyendo los equinos, mantienen un determinado nivel de parásitos continuamente, con los cuales pueden convivir sin presentar ningún riesgo para su bienestar. Sin embargo, cuando se rompe este equilibrio y se ve favorecido el parásito, ocurren efectos colaterales que desencadenan las enfermedades parasitarias. En este artículo analizamos los principales parásitos en caballos, especialmente en su sistema digestivo.

Estos parásitos se localizan en diferentes órganos y tejidos de nuestros caballos como pueden ser la piel, diferentes segmentos de intestino, pulmones o células sanguíneas. Debido a la gran variedad y extenso del tema, en este post abordaremos las parasitosis más comunes en el intestino de los caballos.

Cestodosis

Los causantes de la cestodosis son vermes o gusanos planos y segmentados (tenias). Estos parásitos adquieren su alimento directamente del contenido intestinal, absorbiéndolo a través de su capa más externa o tegumento. De las tres especies de cestodos que pueden parasitar a los caballos, el de más transcendencia clínica es el Anoplocephala perfoliata que, en su forma adulta, se localiza en la unión del intestino delgado con el grueso.

Los huevecillos de las tenias salen por las heces y en las pasturas son comidos por ácaros, en donde maduran en un lapso de 2 a 4 meses. Cuando los caballos pastan se comen estos ácaros infectados con tenias que ingresan al intestino y se pegan en las paredes a través de ventosas robando así los nutrientes del animal.

Los síntomas observados pueden ser pelo áspero, bajada del rendimiento físico, crecimiento deficiente, somnolencia, diversos cuadros de cólicos y, dependiendo del grado de infestación, puede haber úlceras, obstrucción o ruptura intestinal.

Estrongilosis

Las especies más importantes son Strongylus vulgaris, Strongylus edentatus y Strongylus equinus. Sus formas adultas viven en el intestino grueso. Las hembras ponen huevos que se liberan con las heces y se convierten en larvas que son ingeridas por los caballos durante el pastoreo. Las larvas penetran en la pared intestinal y hacen migraciones a otros órganos, en algunos casos, ocasionando trombos que pueden causar necrosis y muerte.

Los caballos también pueden presentar pérdida de peso, anemia o cólicos.

Oxiurosis

Provocada por Oxiuris equi, los adultos viven en el colon y en el ciego. Las hembras migran para depositar los huevos en la zona perianal, los dejan sobre la piel con una sustancia pegajosa que causa un fuerte prurito anal, por lo que el animal se rasca fuertemente contra la pared o cualquier material que esté a su alcance. Además de este rascado incesante, también presentan lesiones con pérdida de pelo en la base de la cola, pelo de mala calidad y, a veces, pérdida de peso.

Habronemosis

Conocida como “heridas de verano” porque, cuando las larvas se alojan en la piel, provocan lesiones cutáneas granulomatosas y ulcerativas que se infectan fácilmente y son de difícil cicatrización. Es producida por larvas de Habronema sp. que depositan las moscas. Los adultos viven en el estómago y los huevos son eliminados en las heces donde son ingeridos por las larvas coprófagas de las moscas.

Tricoestrongilosis

Causada por Trichostrongylus axei, un gusano redondo que vive en el estómago y el duodeno de los caballos. La enfermedad se presenta en individuos adultos y suele producir una gastritis crónica, así como anorexia, pérdida de peso, coprofagia y anemia.

Parascaridiosis

Provocada por un nematodo largo llamado Parascaris equorum, las formas adultas se encuentran en el intestino delgado de los potros. Cuando son ingeridos por el caballo, las larvas viajan al hígado, pulmones, tráquea y faringe donde son nuevamente ingeridos. Por lo general, el caballo suele desarrollar una buena inmunidad, así es que la enfermedad se suele ver en potros mamones, lactantes o recién destetados.

La infección causa muchos signos clínicos, entre ellos, abdomen hinchado, anemia, pérdida de peso, tos y descarga nasal. Debido a que estos parásitos son muy largos, puede causar obstrucciones mecánicas del intestino delgado.

Eimeriosis

Es una parasitosis producida por un coccidio llamado Eimeria leuckarti que afecta principalmente a animales jóvenes (mayores de 6 semanas) produciendo debilidad y diarrea de olor fétido. Los caballos adultos se comportan como portadores asintomáticos.

Como has podido leer en este post, existen muchos parásitos que pueden perjudicar a nuestro caballo, por lo cual tanto propietarios como cuidadores deben tomar medidas para mantener la carga parasitaria del animal en unos niveles aceptables y así evitaremos la aparición de las enfermedades parasitarias y efectos colaterales nocivos provocados por los parásitos.

También es muy importante tener presente el equilibrio de la microbiota intestinal como factor clave en la salud y el bienestar animal. Nuestros productos de AMbiotec Equus ayudan, reduciendo la carga parasitaria y equilibrando su organismo. En casos de estrés por manejo, uso de medicamentos agresivos contra la microbiota, como el caso de los antibióticos, pueden causar una disbiosis y esto predispone al animal a sufrir otras enfermedades y bajar su rendimiento.

Descubre en este video las soluciones de AMBiotec Equus.

Share This