La hidratación es el acto de reestablecer electrolitos perdidos al organismo del caballo por diversas causas.
 

¿Causas comunes de deshidratación en caballos?

Un proceso de deshidratación ocurre cuando un caballo pierde agua más rápido de lo que puede reemplazarla. Cuando un caballo suda pierde sales y minerales, por lo tanto, cuando hace calor y humedad se ve afectado su regulación térmica.
 
La cantidad de perdidas de agua a través del sudor va a depender de la raza del caballo, el trabajo, la temperatura y humedad, su forma física y su condición corporal general. Otra causa común de deshidratación son los ejercicios de baja intensidad y larga duración.
 

¿Cómo saber si un caballo está deshidratado?

Se mide el nivel de deshidratación por la pérdida de peso del animal. Sin embargo, cuando las pérdidas son de hasta 5% es muy difícil de detectarlas, aunque se puede observar bajas en el rendimiento del animal.
 
Una manera de evaluar la deshidratación del caballo es hacer un pellizco en la piel por la zona del hombro y observar si esta vuelve a la normalidad rápida o lentamente. También se puede presionar un poco la mucosa de las encías y observar que tan rápido vuelve a su coloración normal. Las encías pálidas son signo de deshidratación.
 

¿Consecuencias de no tratar la deshidratación a tiempo?

Cuando la deshidratación no se atiende a tiempo, el problema empeora hasta llegar a un caso agudo que podría causar espasmos musculares, diarrea, falta de coordinación e incluso la muerte.
 
El pulso aumenta y el corazón tiene que trabajar más para hacer circular la sangre ya que es menos fluida y más viscosa. Este trabajo excesivo empeora la situación de fatiga.
 
El conocido Síndrome del caballo exhausto , se presenta principalmente en equinos que desempeñan ejercicios de baja intensidad y larga duración tales como el Endurance, la prueba de tres días y el RAID. En las carreras de resistencia es frecuente que el caballo desarrolle alteraciones metabólicas secundarias a la deshidratación, desequilibrios electrolíticos, trastornos de la termorregulación y depleción de reservorios de energía que ponen en riesgo la vida del animal.
 
Los caballos de Endurance pueden deshidratarse severamente cuando son obligados a ejercitarse por períodos prolongados en ambientes cálidos y húmedos, pudiendo progresar al desarrollo de un shock hipovolémico. Cuando esto se combina con la depleción de energía y fatiga profunda, se lo denomina síndrome del caballo exhausto.
 
También puede ocurrir cólico, por desbalances electrolíticos y de la perfusión sanguínea. Puede desarrollarse íleo a medida que progresan la deshidratación y los desórdenes electrolíticos.
 
Estas alteraciones tienen un pronóstico favorable si se la reconoce y trata en forma temprana. Por otro lado, una demora en el diagnóstico y tratamiento
puede conducir a complicaciones asociadas con peligro de vida.
 

¿Cómo prevenir las consecuencias por deshidratación en caballos?

Primeramente, teniendo en cuenta los factores que producen la deshidratación, así como sus primeros signos los cuales son poco visibles.
 
Siendo vigilantes de estos factores, podemos saber el momento adecuado para aportar un rehidratante evitando consecuencias mayores en la fisiología del animal.
 
Desde AMBiotec ofrecemos una solución con AMBequus Rehidra , un poderoso rehidratante isotónico que repone los componentes electrolíticos del animal perdidos por la sudoración, el ejercicio físico o el transporte.
 
AMBequus Rehidra , es una bebida con la misma osmolaridad que los fluidos del organismo. Esto significa que contiene aproximadamente el mismo número de partículas, es decir sales minerales, por cada 100 mililitros y, por consiguiente, es absorbida más rápidamente que el agua. Por ello, cuando lo damos a nuestro caballo nos aseguramos de incorporar a su cuerpo un líquido con un equilibrio similar al que tienen sus células logrando reponer tanto el agua como las sales perdidas.
 
Share This