Una dieta equilibrada para nuestro caballo le debe proporcionar niveles adecuados de energía, proteína, vitaminas, minerales y agua. La dieta del caballo debe estar basada en las necesidades de acuerdo con la etapa fisiológica y características propias del animal.

El programa de alimentación en la dieta del caballo debe basarse en los siguientes principios: satisfacer las necesidades de nutrientes del animal, mantener un sistema digestivo saludable y ofrecer alimentos de la más alta calidad. Todo esto implica la suplementación de la dieta con vitaminas y minerales.

IMPORTANCIA DE LOS MINERALES

Los caballos requieren una variedad de necesidades funcionales, incluyendo el esqueleto y la comunicación celular, los macrominerales (necesarios en cantidades más altas) incluyen: calcio, fosforo, potasio, cloro, magnesio y azufre.

Los minerales traza (necesarios en pequeñas cantidades) incluyen: cobalto, cobre, selenio, yodo, hierro y zinc.

Otro punto importante de los minerales es la interacción entre ellos. Por ejemplo, siempre debe haber más calcio en la dieta que fosforo, en una proporción de 2:1. Si esta relación esta desequilibrada, el caballo no podrá utilizar el calcio de la dieta y puede desarrollar problemas óseos. 

IMPORTANCIA DE LAS VITAMINAS

Si hablamos de vitaminas para equinos, podemos encontrar en el mercado una gran cantidad de suplementos vitamínicos o vitaminas inyectables para caballos. Todas estas vitaminas para caballos tienen composiciones diferentes y a menudo son usados sin tener conocimiento de lo que realmente son. Es decir, se utilizan suplementos o vitaminas inyectables para caballos sin conocer sus funciones, ni la necesidad real del animal.

Este suministro descontrolado de vitaminas puede conllevar riesgos tanto por exceso, como por deficiencia. Pero no debemos olvidar que las vitaminas son esenciales para caballos en crecimiento, yeguas y caballos o ponis adultos. Sin ellas no podrán crecer, reproducirse ni trabajar de una manera efectiva.

Las vitaminas se clasifican como solubles en grasa o en agua. Las primeras son A, D, E y K, mientras que las solubles en agua incluyen el complejo B y vitamina C. Los caballos pueden sintetizar las vitaminas B, K y C por lo cual es difícil encontrar animales con deficiencias de estas vitaminas.

La vitamina D, sintetizada con la exposición de la piel a la luz solar, se encuentra en buenas cantidades en los forrajes curados al sol. Por lo tanto, siempre que se alimenten de heno de buena calidad y si el caballo consigue un poco de exposición al aire libre debe estar recibiendo suficiente vitamina D.

Las vitaminas A y E se encuentran en cantidades variables en los pastos y en el heno.

Conclusiones: razones por las cuales las vitaminas y minerales son necesarios

  • Posibilitan numerosos procesos bioquímicos en el organismo que permiten que todo funcione correctamente.
  • Participan como cofactores esenciales en reacciones enzimáticas.
  • Su deficiencia disminuye la productividad del animal.
  • Son sustancias orgánicas necesarias para el mantenimiento de todas las funciones corporales (crecimiento, salud, fertilidad, rendimiento).
  • Son micronutrientes esenciales que cumplen con un papel especifico y que no puede ser desempeñado por otro.

Gracias por leernos, en nuestro próximo blog hablaremos un poco más de las funciones de cada vitamina en el organismo equino.

En este breve video te acercamos los productos que desde AMBiotec desarrollamos para caballos, centrados en su correcta salud digestiva.

Share This