Los caballos se habitúan mucho mejor al frío que al calor. Su temperatura ambiental confort oscila entre los 10 y 12 grados (Boffi, 2007). Debido al gran aumento de las temperaturas en verano y sin medios externos compensatorios, pueden sufrir una gran deshidratación junto con cansancio e incluso pueden sufrir un golpe de calor. Además, en esta época hay mayor afluencia de insectos que pueden ser muy molestos y dificultar la labor de procurar los mejores cuidados del caballo en verano.

Cuando el ejercicio se realiza a una temperatura ambiental elevada, por encima de la temperatura del cuerpo, y si la humedad relativa es alta, es probable que la temperatura del caballo llegue a niveles críticos más rápidamente. El resultado de tener caballos y yeguas en ambientes de mucho calor conduce a la disminución del tiempo en el que se llega a la fatiga o la aparición de otras manifestaciones de estrés por calor.

GOLPE DE CALOR EN CABALLOS

La temperatura en equinos es de 37 – 38ºC. Como explicamos anteriormente, si la temperatura ambiental aumenta y el animal está trabajando y no tiene agua de calidad o sombra, se le hace muy difícil mantener este rango de temperatura, por lo que su organismo busca mantener el equilibrio tomando medidas que podemos observar como si fuesen síntomas:

  • Respiración acelerada e intensa: trata de bajar el calor mediante ventilación pulmonar.
  • Sudoración extrema: es efectiva para disminuir la temperatura, pero deshidrata al animal.

Otros síntomas de las altas temperaturas en equinos suelen ser:

  • Temperatura corporal elevada.
  • Ritmo cardiaco elevado
  • Temblores y calambres musculares
  • Apatía, anorexia y dificultad de movimientos.

¿CÓMO PODEMOS EVITAR GOLPES DE CALOR Y OTROS SÍNTOMAS GENERADOS POR EL ESTRÉS CALÓRICO?

  • Es muy importante proporcionar sombras durante las horas más calurosas del día para evitar un golpe de calor a tu caballo.
  • Controlar el aporte de líquidos: supervisar la calidad del agua, la limpieza y funcionamiento de bebederos.
  • Vigilar el grado de hidratación: es la labor de manejo más importante en épocas de calor. Si vemos que el animal después del trabajo está sudando mucho, en vez de ofrecer agua, es recomendable dar un suero oral hidratante, como BILANTUL REHIDRA, para reconstituir la pérdida lo antes posible y mejorar el calor en el caballo.
  • Permitir que, durante los ejercicios, el animal pueda tener descansos y tomar agua o rehidratantes que aporten electrolitos equilibrados.
  • Si el caballo se encuentra en box, deberemos sacarlos en los momentos del día en los que la temperatura sea menor, es decir, a primeras horas de la mañana y a últimas de la tarde. Lo mismo se aplica a las horas de monta.
  • Para caballos en libertad, podemos aportar sombra en forma de cobertizo o de árbol.  Deberemos tener en cuenta que las sombras rotarán a lo largo del día y que siempre tendrá que haber una disponible para nuestro animal.
  • Refrescar con agua después y durante el trabajo: aplicar agua en extremidades, laterales del cuello y pecho. Si es necesario, se puede mojar completamente. Con esto bajaremos el calor en el caballo y sudará menos.

Mantener una correcta limpieza de los establos y su entorno para prevenir la proliferación de mosquitos. Ayudar al animal con productos repelentes naturales como el COCCI BLOCK.

En AMBiotec descubrirás nuestras soluciones para caballos, también en este video.

Share This